El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, aseguró hoy que no pudo ver el debate presidencial de anoche y sin decir qué se lo había impedido, declaró en tono conciliador que «más allá de quien gane la elección nacional (del domingo), la voluntad del gobierno provincial es trabajar codo a codo para ayudar a superar la crisis».

El mandatario cordobés participó este mediodía de la inauguración de una obra de desagües pluviales en Río Cuarto, y reiteró ante los periodistas que cubrían su actividad que «si es elegido Macri o Fernández vamos a tener una buena relación, los cordobeses saben a quién tienen que votar, yo no voy a influir».

Schiaretti mantiene una posición prescindente respecto de la oferta electoral, ya desde que consiguió en mayo su reelección como gobernador de Córdoba; desde entonces sorteó las presiones del peronismo en general y del candidato Alberto Fernández en particular para que tomara posiciones en el Frente de Todos.

«Los cordobeses distinguen muy bien qué es lo que eligen», manifestó Schiaretti.

En ese punto, el gobernador llamó al electorado de su provincia a «seguir defendiendo Córdoba», por lo que pidió optar por la boleta corta de diputados (que no incluye a ninguno de los candidatos presidenciales) y avisó: «Defender Córdoba es votar los diputados de Hacemos por Córdoba, lista que encabeza un hijo de esta ciudad: Carlos Gutiérrez».