Todavía no se definieron las elecciones, pero el sistema de justicia argentino ya parece girar hacia el nuevo sol. El efecto «girasol» ya desató discusiones en Comodoro Py, sede de la Cámara Federal y principal foco de suspicacias.

La primera sorpresa la dio el desprocesamiento del ex ministro de Planificación, Julio De Vido, y otros funcionarios kirchneristas en la causa Odebrecht y por el otro avaló la investigación sobre la deuda del Correo Argentino, que involucra a la familia del presidente Mauricio Macri.

En ese sentido, la titular de la Oficina Anticorrupción, la también polémica Laura Alonso, djo que le «preocupa que se instale la sensación de que la Justicia tiene un termómetro político-electoral» y sostuvo que «sería muy malo para la Justicia y seguiría socavando la débil confianza que se fue construyendo en estos años en los magistrados».

«Espero que las cosas se hagan como corresponde y no de acuerdo a los resultados electorales», sostuvo la secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción en diálogo con Radio La Red, al tiempo que subrayó que «la mayoría de los argentinos le pide a los jueces que actúen con rigurosidad procesal».

En la vereda opuesta, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral se quejó del «preconcepto» que recae sobre los Tribunales de Comodoro Py y remarcó que el sistema de Justicia «no cambia por un resultado electoral», al tiempo que señaló que «todos los días llegan denuncias contra funcionarios de este Gobierno, cosa que no pasaba tres o cinco meses atrás».


«Los jueces también tienen su opinión política, pero hay un sistema que debería funcionar y es el control sobre las decisiones del juez. No es que cambia por un resultado electoral y se ponen de modo avión unas cosas y se sacan de modo avión otras», indicó Canicoba Corral en declaraciones a Futurock.

El magistrado subrayó que «tiene que ver mucho con la especulación periodística la valoración de lo que hacen los jueces».

De todos modos, reconoció que «es correcto» afirmar que hay jueces que sí se mueven al ritmo político y señaló que «la realidad demuestra todos los días» esa situación: «(La Justicia) Es una actividad humana y hay diferentes expresiones. Cuando hay un enfrentamiento de ideas, al que está en el medio no lo quiere nadie. Esto pasa mucho con las Justicia, que está para mediar en los conflictos».

No obstante, calificó como «un disparate» pensar que el candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, buscaría impunidad para ex funcionarios kirchneristas en caso de llegar a la Casa Rosada.

«No se me ocurre cómo se podría instrumentar. ¿Va a haber un interventor militar en Comodoro Py diciendo que las cosas se tiene que hacer de tal o cual manera?», se preguntó el juez federal.

En este sentido, reconoció: «Que el humor político, social favorezca algunas decisiones que algunos jueces tomarán es otra cosa, pero es imposible que haya un plan, porque se tendría que implementar con una ley de amnistía, indultos y el candidato ya ha dicho que no van a pasar».