Nuevos incidentes se registraron esta mañana entre facciones de trabajadores nucleados en la Uocra La Plata, en Ensenada, en las inmediaciones de la destilería YPF, donde se encuentra la planta constructora AESA, con quien mantienen un conflicto laboral, informaron hoy fuentes gremiales y policiales.

Según los voceros, el incidente ocurrió alrededor de las 5.30 de la mañana, cuando se abrieron las puertas para el ingreso del personal a la planta constructora AESA, que funciona dentro de la destilería, luego de permanecer cerrada una semana a raíz de un conflicto gremial.

Una vez abiertas las puertas, el personal habilitado con la tarjeta comenzó a ingresar pero, de acuerdo a las fuentes, un «grupo de personas se mezcló con los trabajadores y empezó a emanar insultos sobre los trabajadores, para luego apedrear al personal policial».

Tras el ataque, el personal policial utilizó balas de goma «para persuadir y repeler la agresión», lo que generó que las personas que ocasionaron el disturbio huyeran con dirección al Camino Vergara. Intervino el Comando Patrulla de Ensenada e Infantería, y no se reportaron heridos de manifestantes ni del personal policial.

El incidente comenzó esta mañana cuando se abrió el sector de la puerta 4 de la planta y se impidió el ingreso de trabajadores que se encuentran dentro de los suspendidos.

De acuerdo a voceros que responden a la actual conducción de la Uocra, los «seguidores del (dirigente detenido y ex conductor del gremio) Juan Pablo «Pata» Medina, que se resisten la intervención de gremio, iniciaron los disturbios», al tiempo que negaron haber actuado con violencia para repeler a esa facción que responde al detenido dirigente.

Las puertas de la constructora AESA, una de las que opera dentro de la planta con trabajadores nucleados en Uocra, estuvieron cerradas por una semana luego del último conflicto gremial a partir de una irregularidad en la liquidación salarial.

«Se preveía que hoy podía haber algún incidente. Era de suponer que podía haber problemas porque recién hoy se abrieron las puertas, y hay gente que está suspendida o expulsada que no está autorizada a ingresar», dijo a Télam el secretario de Seguridad de Ensenada, Martin Slobodian.

Apuntó que los disturbios fueron generados por «un grupo encabezado por Brian Medina (nieto de «El Pata») que arrojaron piedras a la policía», y dijo que quedarán hoy en el lugar apostados grupos de Infantería.

«Por ahora las actividades en la destilería son normales, y aparentemente ese grupo que ocasionó incidentes se dirigía este mediodía al Ministerio de Trabajo; por si acaso mañana, previendo que pueden volver, reforzaremos el operativo de seguridad», completó el funcionario.

Ayer se realizó una reunión técnica en el Ministerio de Trabajo provincial, en el que representantes de la conducción de la Uocra bajo la intervención de Carlos Vergara, de AESA, de YPF, y del propio Ministerio acordaron la «efectiva apertura de las puertas en el día de hoy», y «la revisión de los 700 recibos para que en caso de haber errores, puedan ser subsanados», junto con la promesa de que estudiarán «los 34 despedidos para ver si se pueden reincorporar o no».

En este contexto, hoy desde las 5 de la madrugada, se abrieron las puertas con personal policial apostado para evitar incidentes, que finalmente sucedieron «cuando se acercó al lugar personas relacionadas a la conducción anterior del gremio y comenzaron a apedrear a los que entraban», dijo una fuente cercana al gremio al ser consultada por Télam.

Agregó que «hoy hay 34 despedidos y alrededor 70 suspendidos por vandalismo (por hechos ocurridos semanas atrás) y hoy podían ingresar todos menos ellos, la policía estaba ahí para garantizar que pudieran ingresar los autorizados».

«Vergara hace 28 días que viene bregando por el conflicto con AESA y llegamos a un compromiso; AESA, que es garante de otras constructoras dentro de YPF, se comprometió a retomar actividades, con la condición de que los trabajadores entren a trabajar y que de no ser así, puede existir la posibilidad de que cierren de manera definitiva», apuntó un vocero del gremio.

Para la intervención de Uocra La Plata, este conflicto, «que comenzó con un reclamo de cuatro afiliados el mes pasado, fue utilizado por miembros de la gestión anterior, que son delincuentes».

Hace tres semanas el lugar fue escenario de otro violento enfrentamiento entre estas dos facciones de la Uocra, que terminó con tiros y represión policial.

Tras ese episodio, se encontraron proyectiles incrustados en las casas de la zona y la semana pasada fue baleada la sede de la Uocra en la capital bonaerense y se acusó como responsables a los seguidores de Medina.

El «Pata» Medina está detenido por asociación ilícita y lavado de activos, en el contexto de sendas causas que se tramitan en juzgados de La Plata y Quilmes.