Convencido de que será el próximo gobernador, el intendente de El Calafate dijo que su primera medida será convocar a todos los sectores políticos y gremiales, y mostrar los números con los que recibe el gobierno.

“Nosotros estamos viendo como crecemos, donde hacemos más asfalto, donde llevamos más servicios. En otras ciudades los vecinos están esperando si en algún momento llega el Estado a solucionarle cuestiones básicas y elementales. Río Gallegos, por ejemplo, es la capital nacional del bache”, afirmó Belloni.

El candidato a gobernador de Santa Cruz opinó que “el sentido común no está puesto al servicio de la gente. Falta la presencia del Estado, que no puede estar solo para ver cuándo paga los sueldos”.

Belloni destacó que “las preocupaciones más grandes de los santacruceños son la desocupación y el poder adquisitivo. La gente la está pasando muy mal, y eso tiene mucho que ver con las políticas nacionales del presidente Mauricio Macri”.  

Pero también dijo que el gobierno de Alicia Kirchner tiene su cuota de responsabilidad en esto. “La provincia tampoco supo aplicar un esquema para mejorar el presupuesto provincial y los recursos, solo se concentró en ver cuando paga los sueldos y en la negociación paritaria. El Estado es mucho más que eso”. Remarcó Belloni.

En tal sentido, Belloni adelantó algunas de las primeras que tomará en caso de acceder a la gobernación, algo de lo que se manifiesta convencido que sucederá: “La primera medida será mostrarle los números a todo el arco político, gremial y los medios, sobre cómo recibimos las finanzas del Estado. Tenemos que hacer una gran concertación para ver de qué forma sacamos la provincia adelante”. También prometió un estricto control de los gastos y recursos del Estado provincial. “Me voy a parar en la caja”, graficó.

El intendente de El Calafate, criticó la actual situación económica de Santa Cruz. “Dicen que los números están equilibrados, pero el esfuerzo lo están haciendo los asalariados, los que menos ganan”, lanzó.

Además opinó que “un Estado para que funcione tiene que tener superávit, pero un Superávit real”, aclaró.

En tal sentido acotó que si por un lado el Presupuesto dice que tiene superávit pero por otro lado las escuelas se caen a pedazos, el superávit es una mentira.

El control de los números del Estado propuesto por Belloni  se centrará en ver cuánto se recauda no solo en impuestos, sino por parte de las empresas hidrocarburíferas y mineras. Cómo gasta y en qué invierte el Estado. “Que los trabajadores vayan a trabajar, y el que no va, no cobra. No vamos a echar a nadie pero vamos a controlar que los empleados trabajen al servicio de la gente”, afirmó.

Belloni aseguró que el Estado tiene que recuperar el rol fundamental que es ser promotor, para incentivar y potenciar las economías regionales. Para ello dijo que cada localidad debe tener un plan estratégico de macro y micro economía, en base a la definición de una matriz económica sustentable.